Artículos de Interés

 

Cambios en México

Los combustibles fósiles han sido un factor determinante para el desarrollo de México y es importante aclarar que dichos combustibles seguirán ocupando una participación considerable como fuente primaria de energía en las próximas décadas. Empero, la actualidad exige diversificar las fuentes de energía para atender no solo a las  necesidades de sus consumidores, sino también, como una solución viable para enfrentar los efectos del cambio climático en el mundo.

Click para ampliarAhora bien, en las últimas décadas hemos visto aumentos constantes en los costos de los combustibles fósiles, a pesar de estar subsidiados por el gobierno federal. De hecho, en el transcurso del 2011, los costos de la electricidad y del gas licuado de petróleo (Gas LP) han tenido un aumento considerable impactando a más del 65% de los hogares mexicanos. En el caso de la electricidad, el aumento en los costos ha sido del 11.2% y se han incorporado un millón de nuevos usuarios.

Respecto al gas LP, el gobierno federal autorizó un incremento total de 6.25%, ocasionando que el precio de dicho carburante llego a los 10.65 pesos por kilogramo el próximo año.

Por otra parte, es importante destacar que en los últimos años, diversas instituciones han sugerido al gobierno federal eliminar los subsidios que utiliza para pagar el consumo de gasolina, diesel, electricidad y gas LP, por ser ineficientes como mecanismos para reducir la pobreza, ya que gran parte es absorbida por los grupos de mayores ingresos. De hecho, entre 2005 y 2009 México gastó montos significativos en subsidios de esta índole, los cuales representaron el 1.5% del Producto Interno Bruto. La eliminación de subsidios en los combustibles fósiles será inevitable en los próximos años, lo cual ocasionara un aumento considerable en dichos rubros, al ser la población mexicana la obligada a pagar los costos reales de la electricidad, gasolina y gas.

Con base a lo anterior, invertir en energías renovables el día de hoy, representa una excelente alternativa, no solo para enfrentar los efectos del cambio climático en el mundo, sino también, para reducir el consumo y por lo tanto los costos de los combustibles fósiles en los hogares mexicanos.

Hoy en día tenemos instalaciones eólicas en zonas de alta incidencia eólica tales como "la Ventosa" en Oaxaca. Asimismo, se han llevado a cabo exitosamente varios proyectos de energía solar fotovoltaica, del orden total superior a los 8 Mega Watts.